Sin reparto de utilidades, la injusticia en detalles

Tu derecho, siempre y cuando convenga a otros

Así es, está escrito en la Ley Federal del Trabajo que los trabajadores tienen derecho a que se les pague ya sea en mayo o junio su reparto de utilidades. Pero llegan estas fechas y para la desagradable sospecha de muchos no reciben ni un centavo. En el mejor de los casos sólo algunos de la empresa reciben dinero y otros no. ¿Por qué pasa esto? ¿Qué mecanismos diabólicos utilizan los patrones para librarse de su responsabilidad para con sus empleados?

A primera vista y con todo el sentido común del mundo, uno creería que si la compañía donde uno labora logra sus objetivos económicos en el año y genera ganancias entonces habrá reparto de utilidades. Pero éste es tan solo el primer requisito. Dicho reparto se hace solamente a partir del dinero que los dueños del negocio reportan haber ganado a el SAT, la dependencia del gobierno encargada de cobrar los impuestos.

¿Dónde está el truco?

Ahora bien, si la empresa toma ese dinero y lo gasta en inversiones de su propio negocio no tendrá obligación alguna para con los trabajadores. Es decir, podría gastarlo en comprar materiales, equipos, hacer ampliaciones, realizar restauraciones, etc. y con ello quedar total y legalmente libre de dar absolutamente nada a sus empleados. Poniéndonos en el lugar de los empresarios, ¿qué preferiríamos hacer? ¿apoyar económicamente a nuestro personal o hacer crecer y fortalecer nuestro negocio?

No lo van a creer, pero hay más salidas. Las empresas tienen la libertad de no pagar utilidades cuando:

  • Tienen menos de un año de existencia
  • Están lanzando un nuevo producto al mercado (en este caso no pagan por 2 años)
  • Es una industria minera (durante el periodo de explotación)
  • Es una institución privada sin fines de lucro
  • Son instituciones de gobierno de salud, asistencia, culturales o de beneficencia
  • Su ingreso anual que declaran para el impuesto sobre la renta no es mayor a 300,000 pesos

Y luego viene el hecho de que NO todos los trabajadores reciben utilidades. Esto es totalmente legal cuando:

  • Llevas menos de 60 días laborando en esa empresa
  • Fuiste contratado en la modalidad “outsourcing” (en un inicio te contrató otra compañía diferente a la que realmente laboras)

En resumen concluimos que todo depende de la sensibilidad de los patrones primero, y después de las complejas y tal vez muy injustas leyes laborales.

Conoce más:

¿A unos años de jubilarte?… IMSS podría obligarte a trabajar más de lo que crees

El crédito de nómina, la desgracia de los incautos